lunes, 17 de abril de 2017

Qué hacer frente a los femicidios: feminismo vs punitivismo.

Buenas tardes, les comparto dos notas que tocan discusiones sobre algunos de los temas del curso, siendo los que más me interesan a mí los que pongo a continuación (muchas preguntas, pocas respuestas por ahora):

https://notasperiodismopopular.com.ar/2017/04/10/micaela-no-mato-garantismo-mato-machismo/

http://www.revistaanfibia.com/ensayo/la-cautiva/

En primer lugar, coinciden en que la herramienta punitiva no suele ser una forma de resolución de los grandes conflictos sociales, y, agrego, el garantismo tampoco lo es: se trata de una postura frente a la utilización de aquella herramienta ineficaz e irracional. ¿Por dónde debemos encarar, entonces, la búsqueda de soluciones de estas desigualdades y violencias que nos estallan en la cara con pibas en bolsas, mutiladas y violadas? Las notas señalan algunas políticas públicas en concreto. 


En segundo lugar, y especialmente la nota de anfibia, señala cómo se pretende desatar la inflación punitiva a partir de casos sensibles para la sociedad, pero con intereses que no tienen que ver con la resolución o prevención del problema de fondo. Ni siquiera con una crítica profunda al poder judicial que hemos construido. ¿Serviría endurecer las penas y limitar garantías en el marco de una justicia machista y patriarcal? ¿Cuál es la reforma que debemos hacer en realidad?

En tercer lugar, qué hacemos con un violador. Entonces, ¿de nada sirve la herramienta punitiva? Qué oportunidad nos abre tener a un violador en manos del estado. ¿Es posible pensar en que esa persona pueda dejar de "ser un violador"? ¿Es la ejecución de la pena un campo dominado por el derecho penal de autor? ¿Estaría mal o sería útil? Hasta dónde clausuraremos "el fuero interno" para evitar la injerencia del Estado o de la sociedad en él. ¿Creemos que con el principio de reserva de nuestra constitución hemos cerrado toda posibilidad de injerencia en la construcción de nuestras subjetividades? Pensemos en las relaciones de producción, mandatos culturales, desigualdades estructurales, etc. ¿No son una forma de moldear nuestro fuero interno de alguna forma? ¿No podríamos pensar en usar esas herramientas para moldearlas en otro sentido? ¿Qué rol puede tener la pena en este sentido? Ahora bien, deberíamos también precisar (o estudiar para) qué oportunidades NO nos abre disponer del cuerpo y del tiempo del violador. Es decir, racionalizar nuestras estrategias de intervención. 

Por último, pensar otras formas en que la Justicia genera justicia. De la nota de anfibia: "Por eso, si hay algo de justicia en juego, también debe ser una justicia de las interpretaciones y de los modos de pensar: la construcción de una lectura que esté a la altura de esas muchachas que quieren inventar vidas más libres".

Pd1: otra entrevista interesante a una antropóloga argentina sobre el tema: https://radiocut.fm/audiocut/entrevista-a-rita-segato-en-la-inmensa-minoria/



Sofía Fischnaller. 

2 comentarios:

  1. Hola Sofia,

    Muchas gracias por tu post!! Te recomiendo la lectura del siguiente ensayo de Ileana Arduino sobre este tema también:
    http://www.revistaanfibia.com/ensayo/ni-machos-ni-fachos/#sthash.Koz3ZVjQ.dpuf

    Saludos,

    Camila Petrán Sayago

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartirlo. Ile Arduino, citada por AB y autora de la nota que aporta Camila eb el comentario anterior, es amiga de la casa (incluso colaboró con nosotros en un curso de actividad probatoria hace algunos años), una genia.
    Sumo aportes de Bovino::
    http://www.lavanguardiadigital.com.ar/index.php/2017/04/17/en-nombre-de-micaela-garcia/
    Saludos!
    CP

    ResponderEliminar